QUE ES LA TRATA

Trata y Explotación de Personas

 

La Ley 26.842 define la Trata de Personas como el proceso que implica el ofrecimiento, la captación, el traslado, la recepción o acogida de personas con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional como desde o hacia otros países. La ley establece que el consentimiento dado por la víctima de trata no implica que se le quite la responsabilidad penal, civil o administrativa a  los autores, partícipes cooperadores o instigadores de este delito.

 
Hay explotación cuando:
  • se reduce o mantiene a una persona en condición de esclavitud o servidumbre
  • se obliga a una persona a realizar trabajos o servicios forzados
  • se promueve, facilita o comercializa la prostitución ajena o cualquier otra forma de oferta de servicios sexuales ajenos
  • se promueve, facilita o comercializa la pornografía infantil o la realización de cualquier tipo de representación o espectáculo con dicho contenido
  • se fuerza a una persona al matrimonio o a cualquier tipo de unión de hecho
  • se promueve, facilita o comercializa la extracción forzosa o ilegítima de órganos, fluidos o tejidos humanos.
 

La Trata de Personas es un delito de crimen organizado, es decir, se desarrolla a nivel trasnacional o interregional y se vale de estructuras y organización de permanencia temporal y connivencia de algún estamento del poder público para su desarrollo. 

 

Existen condiciones previas que facilitan la captación de personas por parte de las redes de trata y explotación. La situación económica es uno de los condicionantes pero no es el único. La migración, la violencia intrafamiliar, las desigualdades de género son otros factores de vulnerabilidad.

 

Es una violación grave a los Derechos Humanos porque se ven afectados el derecho a una vida digna; a la libertad; a la identidad; a la salud; a una vivienda y un trabajo dignos y a la no discriminación por razón de género, origen y/o clase.